2ª Generación (1959-1960)

En 1959 el Impala cambió enormemente. La carrocería cambió a una «más rápido, más ágil, y lo más importante, le dio una mirada más moderna y futurista», con los aletas más grandes y atrevidas después del Cadillac de 1959. En realidad la disposición del tamaño, peso, motor y del chasis, era igual que el modelo 1958. El gran cambio en 1959, el Imp...

En 1959 el Impala cambió enormemente. La carrocería cambió a una «más rápido, más ágil, y lo más importante, le dio una mirada más moderna y futurista», con los aletas más grandes y atrevidas después del Cadillac de 1959. En realidad la disposición del tamaño, peso, motor y del chasis, era igual que el modelo 1958. El gran cambio en 1959, el Impala asumió el control sobre el Bel Air. En 1958 el Impala fue ofrecido solamente en versiones cupé dos puertas y descapotable, pero en 1959 había una línea completa de Impalas que incluía un hardtop de dos puertas, de cuatro puertas, un descapotable de dos puertas y un sedán (de cuatro puertas). En 1960 hubo leves cambios en el Impala. Uno de ellos era: las luces traseras que iban de forma de ojo de gato a seis luces traseras redondas separadas, que estuvieron en el Impala 1958, y se convertiría en una marca distintiva para el Impala. Las aletas en la parte posterior del coche fueron hechas de forma horizontal, pues las aletas perdían su estilo porque habían estado en Cadillac aproximadamente alrededor de 1947. En 1960 sin embargo, Chevrolet realizó otros cambios también. El Bel Air comenzó a hacer un modelo de dos puertas cupés, pero todavía será una versión más barata que el Impala, y Chevrolet presentó el Corvair, que era un «coche pequeño económico». El Corvair vendió 250.000 unidades en su primer año, pero ni el Corvair y el nuevo Bel Air cupé logró superar o aproximarse a las ventas del Impala. Impala seguía siendo el Chevrolet de mayor ventas.

Más

2ª Generación (1959-1960) No hay productos en esta categoría